martes, 26 de enero de 2016

El Viaje por la Soberanía Alimentaria empezó para la mierda

"Con agua y mierda, no hay cosecha que se pierda", dice Jairo Restrepo Rivera, el ingeniero agrónomo colombiano que convence a cada vez más gente que la agricultura orgánica no sólo es necesaria sino posible (www.lamierdadevaca.com).
Entre los convencidos, se encuentra mi amigo Jeronimo Meincke, abogado oriundo de Rojas a quien tuve el placer de conocer en la Defensoria General de la Nación y que luego asistiera a nuestra Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria de la Escuela de Nutrición de la UBA.
Jero concurrió al curso que Restrepo dictó hace un año junto a María Inés Diorie, ingeniera agrónoma que, según sus palabras, tras su de–formación profesional en la Universidad Nacional de Córdoba, "envenenó el país entero" combatiendo la diatraea, plaga conocida como la "barredora del tallo del maíz". Tan eficiente fue en su labor que hasta integró las huestes de Syngenta.
Restrepo le quitó "las escamas de los ojos" y, cuando regresó a Rojas, fundó Agricultural, iniciativa destinada a la producción del fertilizante biologico SuperMagro. Así, Jero y María Inés, como dos locos, recorren en la chata las calles y campos de Rojas juntando bosta de vaca, suero de la fábrica de queso, plumas de gallinas del peladero y fosfitos que obtienen a partir de la quema de los huesos de cerdo del frigorífico. Todo eso va a parar a unos biodigestores con agua en los que la mezcla fermenta y se reproducen los microorganismos. Una vez listo el SuperMagro, se aplica en la tierra como fertilizante y se regenera ese maravilloso complejo vivo llamado suelo. Los microorganismos hacen su trabajo y le aportan a la planta los más de setenta minerales que precisa (en vez de la tríada de fósforo, nitrógeno y potasio que aportan los fertilizantes químicos). La planta nace sana y fuerte y, como tal, no atrae insectos ni la atacan los hongos, con lo que reducen o eliminan el uso de insecticidas y fungicidas.
El siguiente paso es convencer a los productores, adictos al paquete tecnológico químico. El desafío es grande porque estamos en la zona núcleo del núcleo: la tierra en la que "los mejores suelos del mundo" fue invadida por el complejo sojero. Un productor que profesa el budismo les permitió experimentar en unas hectáreas y, al ver el resultado, extendió su aplicación a sus 1300 hectáreas. Cuando "el gringo ve que así, con mierda y estas cosas que traeamos, la planta crece fuerte y no es necesario gastar en fungicidas e insecticidas, lo piensa", dice María Inés, eufórica. Es un mensaje al bolsillo, la viscera más sensible del productor. Es posible producir de otra manera, ecológica y, por si eso fuera poco, más barata.
En mis días en Rojas me sumé a la elaboración del SuperMagro, así que, enhorabuena que este Viaje por la Soberanía Alimentaria haya empezado para la mierda.





11 comentarios:

  1. ¡Gracias Marcos! Esta nota me produjo muchas lágrimas, y un pensamiento ¡"Ni un paso atrás"! ¡tenemos mucho por hacer y lo haremos!Nos protege un Ángel. Gracias Jerónimo Meincke, una y mil veces GRACIAS! sin vos nada nada nada de esto podria haber sido posible.

    ResponderEliminar
  2. Muchas felicitaciones a Maria Ines y Jeronimo en su hermosa locura,estoy convencido que es posible otro modelo de producción y salir una vez por toda de esta involución verde tan adictiva y con benéficos para pocos,en donde la complejidad nos ofrece todo un desafío para aquellos que dedicaron su vida a estudiar a la agroecologia como ciencia posible en la cuna de la involucion verde,se que es el camino para privilegiar a la profesión de Ingeniero agronomo y educador rural que humildemente trato de ejercer todos los días gracias jerónimo y maría ines y exitos Marcos en este viaje.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Si Marcelo!despacito, de a poquito _como la cancion_ vamos logrando muchas cosas que no imaginabamos hacer.Gracias!!! Falta un camino muy grande pero avanzamos y crecimos muchos!!!!!!!!!!!!!!

      Eliminar
  3. Muy bueno, don Jairo Restrepo es un inspirador de hombres, tuve la oportunidad de recibir un curso sobre agricultura orgánica en Nicaragua, excepcional, sin palabras y sus conocimientos han llegado lejos! el trabajo inicia cada día!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jairo Restrepo es un hombre inspirador un MAESTRO que solo y sin patrocinio está cambiando mentes y haciendo pensar, despertando gente

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Felicitaciones, lo mejor para la agricultura es conocer estos fertilizantes sus beneficios y llevarlos a la práctica buen trabajo saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rey, pronto tenés un seminario con Jairo en tus pagos!!!

      Eliminar
  6. felicitaciones!! que lindo emprendimiento, me encantaria participar darles una mano en lo que se pueda!

    ResponderEliminar
  7. Felicitaciones, la agricultura, con la visión de Jairo Restrepo , es el único camino..

    ResponderEliminar
  8. buen comienzo... el camino es largo pero no imposible!

    ResponderEliminar