martes, 26 de enero de 2016

De Los Toldos al mundo entero

Los Toldos es la Ciudad donde nació una mujer por la que tengo una especial debilidad: Evita. 
Pero lo que me llevó a Los Toldos esta vez fue conocer a otra gran mujer de la que mucho me habían hablado: Margot Goycoechea. 
Cuando le escribí para concertar un encuentro, inmediatamente me puso en contacto con sus colegas del Foro Ambiental de Los Toldos. Allí aparecieron en escena Federico Blonda, su mamá, Mary Blonda, el compañero de ésta, Marcelo Benítez y Romeo, el caniche de la familia, quienes sin conocerme me ofrecieron un delicioso almuerzo, me abrieron de par en par su casa y me hicieron sentir como un hermano y un hijo más los días que estuve en Los Toldos. 
Federico y Mary, nacidos en Castex, La Pampa, tuvieron una militancia muy activa en la lucha por la erradicación de los transformadores con PCBs y en la defensa del agua en dicha localidad, inspirados por la mamá de Mary. Mary luego se mudó a Los Toldos, donde se casó con Marcelo, un ex corredor de autos multipremiado y actualmente proveedor de servicios de cosecha fina y gruesa. Federico se fue a estudiar gestión ambiental en Mendoza, donde conjuga sus estudios con una militancia muy activa en la Asamblea por el Agua. 
Lo que más le apasiona a Federico es la dinámica asamblearia en sí: la lucha colectiva en pos de un objetivo común en la que las decisiones y estrategias se toman horizontalmente y por consenso. Es desde esa clara convicción que puso en cuestión mi amor por Evita y me reemplazó el término "Presidenta" del Foro con el que me referí a Margot por el de "integrante". Parece vivir de modo consecuente con esa idea. 
Tras el almuerzo nos dirigimos al local del Foro, emplazado en una oficina en la estación del ferrocarril, donde pude conocer finalmente a Margot y a lxs demás integrantes del Foro. Margot resultó ser tal como me la había imaginado: pequeña, de una gran fortaleza, movimientos suaves pero seguros, mirada transparente, sonrisa dulce y tierna, porte de líder y voz ligeramente curtida por años de asambleas. 
Aquí dejo a Margot no solo por darle el gusto a Federico sino también porque lo que me encontré es, en efecto, un colectivo consolidado. Allí están Cristina (a quien no pude conocer personalmente porque no estaba en Los Toldos esos días, quien vivió en carne propia los efectos de las fumigaciones), las hijas y nietxs de Margot, Celeste y Roxana Miranda, Florencia Capurro y Gonzalo Galbetti -quienes habían cursado el Seminario Virtual de Soberanía Alimentaria organizado por ATE y la Cátedra German Abdala del que tuve el honor de ser tutor- y Florencia Herce, entre otrxs.
El Foro Ambiental de Los Toldos es un colectivo organizado, formado, activo y militante. Están al corriente de cada cuestión ambiental que sucede en el Partido y han abogado de manera persistente y tenaz por una ordenanza municipal que limite las fumigaciones terrestres y aéreas, prohíba la circulación de mosquitos en el ejido urbano y regule eficazmente la gestión integral de los agrotoxicos en el Partido.
Son conscientes de la necesidad de tejer y enlazar redes, por lo que organizan encuentros y mantienen diálogos fluidos con otras luchas socioambientales. 
Fruto de esa lucha colectiva el pasado 3 de diciembre el Consejo Deliberante aprobó la ordenanza municipal que, si bien dista de lo que el colectivo pretendía, constituye un avance muy significativo con relación al estado de cosas anterior. 
Lxs integrantes del Foro me llevaron a conocer la Ciudad, indicándome con precisión las zonas de conflicto, el basural, la fantástica huerta agroecológica de Fernan y Pablo -lamentablemente asediada por un Feedlot contiguo-, el Polo Energético conocido como La Olla, el Barrio Mapuche La Tribu -sobre el que me explayaré aparte- y me invitaron a un rico diálogo de saberes en el bar Barbarie, en el cual pude conocer a otrxs integrantes del Foro, como Violeta Herce y otras experiencias agroecologicas de la zona como la que desarrolla Marcos Calderón. 
El Foro ha logrado un principio de adecuación normativa, pero esto es sólo el primer paso. Luego vendrá la fiscalización de su cumplimiento y allí estarán los integrantes del Foro, unidos, vigilando paso a paso que la ordenanza se cumpla. 
Un excelente ejemplo de que un grupo de ciudadanos autoconvocados, creíbles y coherentes y adecuadamente organizados, tiene un potencial indestructible para cambiar las cosas. 











3 comentarios:

  1. Qué terrible el basural y qué buenas esperanzas ese equipocde personas tan conscientes! Vamos que se puede! Marcos, se te ve muy bien. Abrazo a la distancia! Tixa.

    ResponderEliminar
  2. Qué terrible el basural y qué buenas esperanzas ese equipocde personas tan conscientes! Vamos que se puede! Marcos, se te ve muy bien. Abrazo a la distancia! Tixa.

    ResponderEliminar
  3. Marcos realmente lo que hacés "inquieta" y "moviliza" porque tus experiencias compartidas muestran que un pueblo que quiere, unido, puede hacer mucho (y no hablo de banderías políticas)...y generás ganas de colaborar como sea...
    En estos momentos mucho no puedo hacer pero sí aporto mi granito de arena compartiendo toda esta info entre mis amistades y/o conocidos de las redes sociales
    Te mando un beso y abrazo gigante!!!
    Gaby o Gabrielita como decis vos jaja

    ResponderEliminar